domingo, 10 de febrero de 2013

Reforma Laboral

Ayer tuvimos la oportunidad de retomar la partida del Sandbox.

Los aventureros, pese a disponer a de la información que Dulimo les había pedido (que identificasen las plantas que los goblins del Bosque de la Seda empleaban como repelente de las arañas gigantes) decidieron buscar fortuna en la Fortaleza de la Frontera. Ya tendrían tiempo de volver a Mareilah y entregar las plantas al sabio para que les contase como acabar con el diablillo que reina sobre las ruinas del templo de Astelimia.

Tras un poco de calentamiento en el Goblin Borracho, única taberna en la Fortaleza, los personajes pusieron rumbo junto con Turán, su recientemente contratado porteador, hacia las Cavernas del Caos.

Antes de llegar al dungeon, divisaron una hoguera en una zona escondida, entre unos olivos y promontorios rocosos. Decidieron investigar topandose con un grupo de seis orcos haciendo día a la sombra de las piedras.

Boceto con la Recreación del combate, por mi chica
Un encarnizado combate, como tan solo los de HackMaster puede ser, terminó con los orcos y con tres de los miembros del grupo heridos de gravedad, por lo que regresaron a sanar sus heridas a la Fortaleza, donde pasaron una semana.




Tras esto emprendieron camino hacia las Cavernas de nuevo. Durante la primera noche de viaje Turán estuvo a punto de ser expulsado del grupo, en una escena típica de los KODT, cuando los personajes trataron de rebajarle el suelo tan solo unos días después de haberle contratado. Al final los ánimos se calmaron y continuaron hacia las Caveras.

Tras analizar el terreno un poco, entraron en una de las cavernas, explorando con cuidado. En el pasaje escucharon ruido un poco más adelante, y hasta la próxima sesión...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada