lunes, 28 de mayo de 2012

Into the Mouth of Hell

Ya os he contado que uno de mis juegos "favoritos" es Fading Suns.

He dirigido unas cuantas campañas al mismo que vieron finales precipitados, pero hará ya como seis años comencé una que aun vive pese a los fuertes parones a las que ha sido sometida.

Ahora mismo jugamos por Umbría pero planeamos continuarla por Skype/hangouts en cuanto podamos.

Es una de esas campañas en las que el número de jugadores es bastante pequeño, lo que la hace muy familiar, de partidas intensas sin muchas distracciones y donde los personajes se desarrollan profundamente. Hemos llegado a ser hasta cuatro jugadores pero solo dos de ellos son fijos, y es posible que próximamente se añada un tercero.

Esta es la historia del Baronet Pablo Antonio Lope Dulcinea de Aragón de Terra de los Hazat, y el Capitan John Klaiton de los aurigas.

Sus aventuras les han llevado recientemente a despertar el interés e ira de uno de los seres del Qlippoth, la oscuridad entre las estrellas. Asustados por las consecuencias que este ser infernal podría traer sobre sus vidas han comenzado a introducirse en un mundo de ocultismo, donde hay pocos amigos y los que hay son extraños y complicados como los monjes de la Orden Eskatónica.

Recientemente, tras la boda de Don Pablo con Anastasia Ruthven Decados, el baronet ha sido llamado a Pira, sede del Templo Avesta, para responder por una deuda contraída hace tiempo. De esta deuda surge el que será el próximo arco de la campaña.


Pira, Julio 4998

La espera en la austera sala de reuniones del Templo Avesta parecía interminable. La ausencia de aire acondicionado o la mas simple de las ventilaciones mecánicas hacia sofocante la sala, y el sudor perlaba el rostro de Pedro y Klaiton.

Finalmente las puertas se abrieron, y un hombre de mediana edad entró, vistiendo el negro de la Inquisición y con un anillo en su mano que le delataba como miembro de Sínodo Inquisitorial. Simbología del Templo Avesta era también visible en sus ropajes y avalorios.

Por fin podemos encontrarnos Baronet. Entiendo que el Capitan Klaiton es de su confianza. Lo que voy a contaros debe quedar entre nosotros, y si algo sale de esta sala la furía de la Inquisición caerá sobre vosotros y vuestras familias. Tragó saliva lentamente. Asi que si el Capitan no esta dispuesto a comprometerse será mejor que se vaya.

Una vez que Klaiton afirmó su compromiso el Inquisidor continuó.

Como sabrán al templo Avesta le falta apoyo en Hira, peso a la tremenda labor que hacen allí por el alma de la humanidad. Una mirada de reproche cayó sobre Pedro. Hace seis meses una de las naves de la flota patriarcal que se encuentra en el espacio de Hira terminó cruzando el portal mientras pereguía naves Kurganas. Desde entonces no hemos vuelto a saber del "Llama Purificadora".

Esta es la historia oficial, pero hay algunos aspectos más que requieren de discreción. El comandante del navio era el Obispo Leonardo, mi hermano. Un buen hombre y un alma mas pura aún. Pero de una fe muy viva e intensa, casi demasiado. Probablemente sus devoción le condujó a perseguir al enemigo para llevar la llama a sus mundos.

Quiero que lo traigais de vuelta, a el y al "Llama Purificadora". Mi hermano quizás haya encontrado la luz del Pancreator, en tal caso quiero que me traigais sus restos o alguna prueba de su destino. Pero el Llama seguro que sigue intacto. Se trata de uno de los pocos cruceros de la Flota Patriarcal y es un navio importante y poderoso, nadie en su sano juicio lo destruiría pudiendo hacerse con él. No solo eso, en el navío la muy Santa Iglesia estaba probando una nueva arma con la que llevar la luz del Pancreator a los oscuros rincones del espacio bárbaro. Deberéis traer por tanto como sea posible de la carga original del crucero, así como de su tripulación.Asi pues, debeis introduciros en espacio Kurgano y traed a mi hermano y al "Llama Purificadora". Hacedlo o será mejor que no volvais.

Sabed que tengo ojos en muchos mundos, y ya me habeis desafiado una vez no viniendo directamente a Pira cuando fuisteis convocados. No penseis que no sé de vuestros "jugueteos" con las fuerzas de la Oscuridad. Quiero creer que sois aliados del Pancreator, pero quizás la oscuridad me este confundiendo y la Antinomia resida en vosotros y en vuestro entorno. No falléis esta prueba de fe.

Con esto el Inquisidor se marchó.
Este es un extracto de nuestra partida por Umbría. Tras la reunión hay mucho que hacer.

Entrar en espacio bárbaro no es algo fácil y menos para un Hazat. Deberán obtener una nave capaz de semejante misión, una tripulación, llaves de salto con las que poder ir y volver y adentrarse en un mundo desconocido, una cultura diferente para rescatar una extraña nave que podría estar en manos de la armada Kurgana.

Iré contando las aventuras de estos ¿héroes? por aquí, pero si queréis conocer mas detalles sobre la campaña podéis también echar un vistazo a su página en Obisidian Portal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada